Que tiempos aquellos...Boca

Para ese entonces ya tenia mi propia radio. Que en realidad no era tan mía sino que mi tío me la prestaba para escuchar los partidos sin que lo joda cada cinco minutos.

La cuestión es que esa noche la mano venia mal. En realidad ya venia mal hace rato. Habiamos arrancadao el campeonato con Saporiti como DT y pasadas tres o cuatro fecha lo rajaron despues de 0-6 con el Racing del Toti Iglesias.

Y llegó el Toto Lorenzo.

El mismo Toto que nos habia llevado a la cima el mundo allá por el 78 cuando ganamos la Intercontinental. Y Yo me ilusioné.

Qué boludo. Era chico.

Esa noche cuando estaba terminando el partido parecia que lo empatabamos y quizás al Toto le iba a quedar un poco más de aire para seguir laburando, era el 18/12, la última fecha del año y despues arrancaba la pre - temporada y si empatabamos quizás...

Pero no.

Ya me habia acostado en la cama de mi vieja para escuchar los últimos minutos sólo, para hacer más fuerza (?) cuando a los 81 minutos un tal Diaz de Central puso el 2 a 0...y chau.

Chau partido, chau Toto, chau pre - temporada, chau ilusión, chau pichu...

Me acuerdo aún que al ratito lo expulsaron a "Comitas" y tambien recuerdo al relator contando que el Toto cruzaba la cancha con la cabeza baja sabiendo que habia llegado el final de su campaña en Boca.


Ese momento lo recuerdo como la primera vez que lloré por Boca.


Y cada vez que me pongo a pensar en mi tío al rato cae ese recuerdo.

Hoy me hizo pensar mi amiga Haifa, que junto a éste momento de Boca me llevaron hasta acá.

Ser hincha de Boca es algo de lo que siempre le voy a agradecer a mi tío. El llevarme a la cancha los domingos en el 39, el prestarme su radio, el lamentarse por no poder pagarme una cuota de socio: "si te asocias ahora para los 3o y pico ya sos vitalicio" me decia...los treinta y pico...parecia tan lejos...

Cuando vino la buena, allá por el 98 y de ahi para acá cada vuelta que dabamos pensaba en mi tío y en el esfuerzo que habrá hecho para llevarme a la cancha a ver mas derrotas que triunfos, a ver un equipo con camisetas con numeros hechos con marcadores, y pienso que el fue como un soldado futbolero (como muchos padres, tios, abuelos de diferentes equipos lo han sido) que se bancaron la mala con la esperanza de que nosotros podamos disfrutar de la buena.



Por eso, Gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sueños en Ayunas

La Boca del León

La que se Murió de Amor - Leyenda