Como te va?
Te extrañaba. Bah, en realidad no tanto. Pero vos sabes que no se puede extrañar a una persona que se sienta a escribir cuando algo no funciona bien o cuando algo no sale como el quiere.
Y es así. Las cosas no están saliendo como vos querés que salgan. Y como si eso no fuera suficiente el culpable de que eso suceda sos vos. Como siempre.
Casos? Te tiro un par nomás:
Tercer año de secundaria, te llevás tres materias a marzo y con dar una pasas. Y que pasó? No aprobaste ninguna. Sabias exactamente lo que tenias que hacer y no lo hiciste. Una puta materia! Repetiste. Que no te podías concentrar que tu vieja, que no había un mango, que no tenias amigos que te ayuden. Pero la culpa era tuya. Y eso no va  a cambiar.
El otro? Primer año de rayos, sólo te llevás un par de materias para marzo de las cuales una es consecutiva, o sea que tenes que aprobarla sino afuera. Y otra vez lo mismo. Que te habías quedado sin laburo al volver de las vacaciones que no había un mango y necesitabas laburar. Que te estaba bancando tu novia...
Y afuera otra vez.
Y ahora. Otra vez tu culpa. Sabias que no venia bien la cosa y tus putos impulsos de mierda te hacen escribir y hacer cosas que después no se pueden borrar así nomás.
Pero ahora lo que se pierde es mucho más grande.
Y te llevó mucho tiempo hacerlo.
Y la culpa sigue siendo tuya. Sos el único que no cambió.
Y quizás sea tarde ya. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sueños en Ayunas

La Boca del León

La que se Murió de Amor - Leyenda